Introducción a los Casos clínicos

 

Las heridas crónicas, heridas de difícil cicatrización o heridas complejas, son términos para definir aquellas lesiones que perduran en el tiempo de una forma más o menos duradera. Pero muchas de estas lesiones pueden acabar resolviéndose, si tenemos en cuenta su patogenia y un abordaje integral e idóneo [1]. Es importante destacar que el paciente, la herida del paciente, los conocimientos y las habilidades de los profesionales sanitarios, la disponibilidad y capacidad de recursos, interactúan para definir la complejidad de la herida y la relación de ésta con los problemas potenciales vinculados con la cicatrización [2].

Existen diversas etiologías dentro de las úlceras de la extremidad inferior, la úlcera venosa, la úlcera isquémica y la úlcera neuropática, suponen el 95% de la totalidad de ellas. Dentro de las cuales, las venosas constituyen el proceso patológico más común representando entre el 75% y 80% de todos los casos [3]. La prevalencia es del 0,8 al 0,5%, y la incidencia entre 2 y 5 nuevos casos por mil personas y año. En los Estados Unidos, de los aproximadamente 7 millones de personas con Insuficiencia Venosa Crónica, aproximadamente 1 millón de ellas acaban desarrollando úlceras venosas en sus piernas [4]. La cronicidad y recidiva son aspectos destacables: entre el 40 y el 50% permanecen activas por periodos no inferiores a seis meses [5].

Una vez dimensionado el problema y teniendo en cuenta los diversos factores que influyen en este tipo de lesiones, es preciso que los recursos materiales de los que disponemos estén a la altura de esta problemática. Para ello precisamos de una industria competente que se dedique con interés al estudio e investigación de los productos que utilizamos los profesionales. Así podrán avanzar en concordancia con las necesidades encontradas y ofrecer mejoras de forma continua, que haga disminuir estas tasas de prevalencia. En definitiva, avances que directamente mejoren la calidad de vida de las personas portadoras de este tipo de lesiones.

Los casos clínicos presentados, pertenecen a pacientes tratados en una Unidad de Heridas Complejas compuesta por un equipo interdisciplinar, donde se coordinan especialistas de cirugía vascular, cirugía plástica, dermatología, medicina interna / unidad de infecciosas, y el equipo de enfermería especializado en heridas. La unidad se ubica en una consulta externa hospitalaria, pero controla y hace el seguimiento desde todos los niveles asistenciales en el que puede encontrarse el paciente (hospital, centro de atención primaria, socio sanitario y residencia geriátrica). Para ello, se emplea una red de referentes en heridas, ubicados en cada uno de los centros. El paciente con herida compleja es el centro de la atención asistencial y son los profesionales sanitarios los que se movilizan en torno a él.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. European Wound Management Association (EWMA). Position Document: Hard-to-heal wounds: a holistic approach. London MEP Ltd. 2008. Con referencia en castellano como: European Wound Management Association (EWMA). Documento de Posicionamiento: Heridas de difícil cicatrización: un enforque integral. Londres: MEP Ltd, 2008.
2. Troxler M, Vowden K, Vowden P. Integrating adjunctive therapy into practice: the importance of recognising ‘hard-to-heal’ wounds. World Wide Wounds 2006. Disponible en:
http://www.worldwidewounds.com/2006/december/Troxler/Integrating-Adjunctive-Therapy-Into-Practice.html
3. Conferencia Nacional de Consenso sobre úlceras de la extremidad inferior CONUEI (2009). Documento de consenso. Madrid-Barcelona: EdiKaMed, S.L.
4. De Araujo T., Valencia I., Federman D.G. & Kirsner R. (2003) Managing the Patient with Venous Ulcers. Ann Intern Med 138, 326-34.
5. Marinel•lo J. Úlceras de la Extremidad Inferior. En: Editorial Glosa, S.L. 2ª edición. España. 2011. p. 23-245.
6. Hines EA, Faber EM. Ulcer of the leg due to arteriosclerosis and ischemia, occurring in the presence of hipertensive disease (hipertensive- isquèmic ulcers); a preliminary report. Proc Staff Meet. Mayo Clinic 1946;21:337-9.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.